Ir al contenido principal

Huevos encapotados

Ir a la receta en gallego


No se si el nombre correcto de la receta es como lo puse o si es de otra manera. En mi casa siempre se llamaron así y el recuerdo es de comerlos con patatas fritas y salsa de tomate.
No es complicado de hacer, unicamente hai que tener paciencia pues es un plato que requiere de 3 preparaciones: bechamel, los huevos fritos y la preparación final del plato.

Un aviso para que la fotografía no lleve a engaños, yo utilice huevos de codorniz y lo suyo son huevos de gallina.

Necesitaremos:

PARA LA BECHAMEL

1 litro de leche
100 grs de mantequilla
100 grs de harina
Pimienta blanca
Nuez moscada
Sal

Huevos
Harina
Huevo para rebozar
Aceite y sal

Freimos los huevos y salamos. Creo que con las indicaciones que doy para 1 litro de bechamel, debería de dar para 6 huevos.
Hacemos una bechamel como si fuera para hacer croquetas, no quiero presumir pero entiendo que son las medidas perfectas.
Echamos la mantequilla en un cazo y así que esté derretida incorporamos la harina de golpe. Con unas varillas o una cuchara de madera mezclamos bien.
Una vez hecho el roux, vamos incorporando la leche caliente a los pocos e removiendo bien para evitar los grumos. Una vez incorporada toda la leche, cocemos sin para de remover durante unos 15 o 20 minutos y salamos, echamos la pimienta blanca y la nuez moscada al gusto (si nos quedasen grumos aplicamos la técnica de la batidora eléctrica).
Ponemos una base de bechamel, un huevo por encima y otra capa de bechamel que tape el huevo y que quede bien cerrado el conjunto.
Tapamos con film transparente, para que no cojan costra y dejamos a enfriar en la nevera.
Una vez que se pueden manipular y con mucho cuidado, pasamos por harina y huevo. Freimos en aceite caliente por los dos lados, insisto, teniendo cuidado al darles la vuelta.
Para un día de lluvia, como el de hoy, que no apetece mucho salir, una forma de ocupar el tiempo y disfrutar de la cocina.