Ir al contenido principal

Lubina a la espalda

Ir a la receta en gallego

El otro día de paso por un super, y sin intención de ir a la pescadería, hubo algo que me llamó la atención, eran unas lubinas que pegaban saltos en la exposición. Lubinas de la ría a un precio "asequible". Le dije a mi mujer que nos íbamos a dar un pequeño homenaje de kilo y medio en forma de pez.

Elementos para el homenaje:
1 lubina de la ría
3 patatas buenas
1cebolla mediana
1 diente de ajo
Pimentón agridulce de La Vera
Un chorro pequeño de vinagre de vino
Aceite y sal Maldón


Lo primero es pedir que nos limpien bien y nos abran la lubina, trabajo que nos ahorramos.
Lavar y secar, untar con una brocha con aceite de oliva por dentro y por fuera. Reservar.
Cortamos las patatas para panadera y la cebolla en rodajas. Hacemos en aceite y cuando vemos en su punto, pasamos a una fuente de horno en el que se vaya a hacer la lubina.
En una sartén untada con aceite, hacemos la lubina por la parte de la piel hasta que esté dorada. La pasamos a la bandeja con la cama de patatas y metemos en el horno, precalentado a 180/190º, durante unos 20 minutos.
Mientras, hacemos el ajo laminado en aceite, añadimos el pimentón, cuidando que no se queme, y ya fuera del fuego echamos el vinagre (despacio o podemos hacer un geiser) y cuando coja temperatura, mezclamos el conjunto al fuego.
A falta de 5 minutos de horno, regamos la lubina con un poco de la ajada.
Nada mas salir del horno, a la mesa. Salamos con sal Maldón y acompañamos en la mesa con el resto de la ajada por si alguien quiere echarle mas.
Simplemente deliciosa.