Ir al contenido principal

Milhojas de calabacín y solomillo de cerdo

Ir a la receta en gallego

Como ya os contara en estos días pasados, asistí a las Jornadas de Gastronomía del C.C. Ponte Vella de Ourense y de lo que allí vi, procuraré ir plasmándolo en entradas en este blog.
El lema de las jornadas era el de aprovechar eses restos de comida que van quedando en la nevera y pasan de un estante a otro sin hacerle mucho caso.
Esta propuesta de hoy, fue hecha por Javier Rodríguez "Taky" del Grupo Nove.
Solamente voy a dar ingredientes pues las medidas son muy fáciles de ver según los comensales que vayan a sentarse a la mesa.
Entonces necesitaremos:

Calabacín
Solomillo de cerdo
Tomates secos en aceite
Albahaca
Aceite
Sal y pimienta

Yo use solomillo asado que era lo que tenía mas a mano, pero una carne al horno, un rosbif que sobraran son perfectamente válidos.
Sacamos los tomates del aceite i picamos (si los comprasteis secos tal cual, es conveniente rehidratarlos unas horas en aceite), picamos también una poca albahaca que mezclamos con los tomates. Echamos aceite y pimienta, y dejamos macerar unos minutos.
Mientras con la ayuda de una mandolina o a mano se tenéis buen pulso, hacemos unas lonchas de calabacín que marcaremos en una plancha, con sal y pimienta, y que pondremos a macerar con los tomates y la albahaca.
Cortamos la carne que usemos en lonchas y haremos el milhojas comenzando con calabacín, carne, calabacín, carne y calabacín. Aderezamos con aceite y los pimientos con la albahaca y unos frutos secos groseramente picados.
Podemos poner una guarnición de hojas variadas aliñadas igualmente con el aceite de los tomates.
Lo podemos servir a temperatura ambiente o darle un ligero golpe de calor en el horno.
Rápido y rico.