Ir al contenido principal

Níscalos con patatas a la importancia

Ir a la receta en gallego

El otro día cuando fui a la Xuntanza de Bloggers en A Coruña descubrí que tengo el don de la ubicuidad, pues mientras asistía a la misma también estaba recogiendo unos níscalos. No puede ser posible, tiene que ser obra de algún duende bueno que habita por A Coruña. No tiene otra explicación.
Ya puesto con las manos a la obra, me parec una buena idea combinarlos con patatas y para tan preciada seta no podían ser de otra manera: a la importancia.
Como es, ya casi, costumbre no voy a dar cantidades pues de sobra sabéis las cantidades que hay que poner. Entonces necesitaremos:

PARA LAS PATATAS
Patatas
Cebolla
Puerro
Ajo
Vino blanco
Caldo de carne
Pimentón de La Vera
Harina
Huevos
Aceite y sal
PARA LAS SETAS      
Níscalos
Cebolla
Ajo
Jamón
Aceite y sal

Empezamos a elaborar el plato por las patatas, y para ello pelamos y cortamos en rodajas de 1 cm. aprox.
Salamos (ojo que lleva caldo y las setas jamón) y rebozamos en harina y huevo. Las pasamos por una sartén con aceite caliente hasta que estén doradas (2 ó 3 minutos). Retiramos y reservamos.
Picamos la cebolla, el puerro (yo no echo tanta cebolla y completo con puerro) y el ajo, y hacemos un refrito.
Cando este está blando añadimos una cucharadita de harina (no queremos un engrudo), removemos y adimos el vino dejando que se evapore el alcohol. Una vez evaporado adimos pimentón al gusto. Incorporamos las patacas reservadas y cubrimos con el caldo de carne. Dejamos hacer unos 20 ó 25 minutos a fuego suave.
Mientras se hacen las patatas picamos un poco mas de cebolla, un par de dientes de ajo y dejamos pochar en una cazuela. Cuando está en su punto incorporamos el jamón picado y los níscalos (después de bien limpios y aseados) en trozos que se noten, los mas pequeños enteros. Hacemos hasta que la seta esté en su punto (que quede al dente).
Como a estas alturas las patatas ya estarán a punto, le incorporamos los níscalos y dejamos hacer unos minutos todo el conjunto. Yo piqué un poco de cebolliño (que tengo en una maceta), pero bien puede ser perejil.
Muy importante la sal y que el jamón no le coma el sabor a la seta.
Me olvidaba, llevad a la mesa un buen pan, ya que hay mucho que mojar.