Ir al contenido principal

Saquitos de queso y frutos secos

Hoy vamos con una pequeña delicatessen que hace algún tiempo me pusieron, y tenía ganas de hacerlos yo en casa.
En este plato el punto crítico está en tratamiento de la pasta filo, el resto es de lo mas sencillo, pero queda muy aparente.


Procuraremos para la receta lo siguiente:

Hojas de masa filo
125 grs de queso azul
125 grs de queso crema
Abellnas o almendras picadas
Mantequilla


Lo primero que tenemos que hacer es una pasta en la que se mezclen y queden bien integrados los dos quesos. La proporción de los mismos va a vuestro gusto. Yo me inclino por mas crema.
Trituramos el fruto seco escogido de forma grosera, de manera que se note el trozo y adimos a la pasta de queso. Integramos bien.
Vamos a sacar del paquete de la masa filo, solamente las hojas que usaremos, el resto volvemos a guardarlas, pues del contrario se secarían.
Cortamos as hojas por el medio y cada una de las mitades nuevamente por elo medio (quedaran unos cuadrados de entre 12 ó 14 cms de lado). Para cada saquito usaremos dos cuadrados, cogemos el primero y con una brocha untamos con mantequilla (derretida), ponemos por encima el segundo cuadrado de manera que no coincidan las puntas (que hagan una estrella de ocho puntas) y también untamos con mantequilla. Ponemos en el centro una porción da pasta de quesos y juntamos las puntas, haciendo o saquito.
Podemos facer una simulación de atar con unas hojas de cebolliño.
Hacemos unos 10 minutos en el horno precalentado a 180º.
A parte de muy sabrosos, resultan muy vistosos.