Ir al contenido principal

Coren: Pularda de convento

Mi compromiso por las gentes y empresas de Galicia ya ha quedado patente en entradas anteriores, que se ve aumentado si como valor añadido es de Ourense.
Después de haber traído a este blog a empresas relacionadas con el sector vitivinícola o con el sector de los aceites, en este caso le toca el turno a la empresa Coren, puntera en el sector agroalimentario nacional.
En el caso de esta empresa no sólo concurre que sea una empresa nuestra, como complemento a esta circunstancia, está mi relación con Coren durante unos 30 años. Un tiempo importante de una vida.
Ya el año pasado me quede con las ganas de hacer esta entrada y este no puedo dejar pasar la ocasión.
Coren es una empresa de primer orden en el campo de la alimentación. Ha conseguido desde hace tiempo el ciclo cerrado en su producción y está presente en los más importantes lineales de alimentación nacionales e internacionales.
Pues bien dentro de la amplia gama de productos navideños que oferta Coren, está la Pularda de Convento y de las que Coren saca una edición limitada de 5.000 unidades de este producto de alta gastronomía.
La pularda es una gallina de raza campera que ha sido alimentada para impedir la puesta de huevos, lo que hace que su carne sea más jugosa al tener la grasa infiltrada.
Se sacrifica con no menos de 100 días de crianza.
Estas aves las crían las monjas de El Convento de Santa Clara, en la Villa de Allariz, que presume de tener el claustro barroco más grande de España, y que está integrado en la Cooperativa Coren desde 1.963.
Además del punto de venta del supermercado que la empresa tiene en Sta. Cruz de Arrabaldo, se podrá encontrar en los supermercados más punteros.
No dejéis de reservarla, yo la he probado el año pasado y es un gran plato para la cena de Nochebuena.
Os dejo la receta de Sor María. Ya sabéis lo que se dice de la cocina de conventos, ni quito ni pongo.

Ingredientes:
1 Pularda de convento Coren
6 lonchas de bacón
6 rodajas de piña
1 chorro de brandy
1 vaso de vino blanco
Aceite de oliva
Ajo
Perejil
Pimienta

Se coloca la Pularda del Convento sobre el asador que va a ir al horno.
Se hace un adobo con el ajo, el perejil, la pimienta y un chorrito de aceite. Untamos la Pularda con esta mezcla y la dejamos reposar unas horas.
Pasado el tiempo se cubre con las lonchas de bacón y la piña, bridamos. Rociamos con el brandy y el vino blanco y llevamos al horno a 170º una hora y media aproximadamente.
Rociamos al menos tres veces con el vino y el brandy durante el asado.
Lo podemos presentar con una guarnición de bolitas de patatas asadas o una compota de manzana.
Disfrutarlo estas Navidades.