Ir al contenido principal

Panacotta de café, canela y castaña en almíbar

Ir a la receta en gallego

Aunque con toda seguridad lo sabéis todos, diré que la panacotta es un postre de origen italiano Panna Cotta (nata cocida).
Una vez hecha la precisión, diré que este postre se lo vi hacer al cociero Taky en unas jornadas que se hicieron en Ourense.
Yo serví este postre en copas de cóctel, pero el envase, evidentemente, queda a vuestro gusto. Con las cantidades que doy a continuación salen unas cuatro copas bien cumplidas.
Entonces necesitaremos:

500 ml de nata
3 hojas de gelatina neutra
2 sobres de café soluble
1 cucharada de canela en polvo
2 cucharadas de azúcar moreno
Castañas en almíbar
Chocolate
Ron (opcional)

Una nota antes de comenzar, si no sois muy cafeteros usad solamente un sobre y medio de café.
Ponemos las hojas de gelatina, a remojo, en un poco de  agua.
Acercamos la nata en un cazo al fuego e incorporamos el café y la cucharada de canela. Removemos para que se integren bien y no queden restos en suspensión.
En el momento que rompe el hervor retiramos del fuego y añadimos el azúcar. Este sería el momento de incorporar un golpe de ron si es de vuestro gusto. Incorporamos también las hojas de gelatina bien escurridas.
Picamos algunas castañas, las ponemos en el fondo de las copas de servicio y cubrimos con la panacotta.
Llevamos a la nevera para que enfríe.
En el momento de servir hacemos unas virutas de chocolate para echar por encima y podemos acompañar con una castaña ensartada en un palo a modo de chupa chups.
Puede parecerse a un flan, pero es de textura mas próxima a la gelatina.
A mi me gustó