Ir al contenido principal

Pastel de champiñones y queso parmesano

Ir a  a la receta en gallego  

Después de tres entradas con dulce iba tocando algo que supiese a salado. Lo que os propongo es un pastel clásico que en este caso es de champiñones. Quiero hacer una pequeña consideración; como los champiñones van en crudo, va a tener un sabor a esta seta un poco fuerte, pero que a mi gusto le queda bastante bien.
Entonces para prepararlo precisaremos:

250 grs de champiñones
1 pimiento rojo
2 dientes de ajo
3 huevos
6 huevos de codorniz
4 escalonias
40 grs de parmesano rallado
40 grs de avellanas
40 grs de pistachos
1 pizcas de nuez moscada
1 golpe de ron
Pan rallado
Aceite y sal

Lo primero que haremos será asar el pimiento unos 30 minutos en el horno precalentado a 220º. Taparlo, que enfríe, pelarlo y cortarlo en tiras.
Cocemos los huevos de codorniz, en agua salada, unos cuatro minutos desde que rompe el hervor. Pasamos por agua fría y pelamos.
Limpiamos bien los champiñones y troceamos. Pelamos y picamos los ajos junto con las avellanas.
Pelamos, picamos las escalonias y rehogamos en un poco de aceite. Cando empiece a coger color, incorporamos la mezcla de ajo y avellanas; sofreimos 2 ó 3 minutos y retiramos.
A este sofrito añadimos los champiñones, el queso rallado, los huevos batidos, la nuez moscada, la sal y la pimienta. Vamos incorporando el pan rallado a los pocos (creo que no mas de 50 grs) con el fin de conseguir una masa compacta y maleable.
Cogemos un molde de 1 litro y lo unamos con aceite o mantequilla y espolvoreamos con pan rallado.
Ponemos en el fondo, y en el centro, del molde una fila de pimiento y cubrimos con una parte de la masa. Colocamos mas pimiento, los huevos cocidos, los pistachos y cubrimos con el resto de la masa. Llevamos al horno precalentado a 170º unos 45 minutos. Dejar templar y desmoldar.
Servir en rodajas acompañado de una buena salsa de tomate o una mayonesa.
Que lo disfrutéis.