Ir al contenido principal

Macarrones gratinados con bacalao

Ir a la receta en gallego

Hoy le toca el turno al bacalao. Pescado, que en su forma de salazón, es muy popular y consumido en Galicia y Portugal. Su presencia en fresco ahora es habitual a diario, incluso lo ponen a la venta ya desalado. En una ocasión que me vi apurado, recorrí a él y salió muy bueno.
Ya os tengo contado que yo soy un reconvertido al bacalao, al igual que Saulo yo también me caí del caballo. Fue esto en Extremadura, ya hace años, más concretamente en Villafranca de los Barros. En una taberna, el tabernero se sentó conmigo a la mesa y una cazuela de bacalao en tomate. Me dice: ahí te queda, lo tuyo va a ser como los judíos conversos.
Ya que hablamos de La Tierra de Barros, merece la pena tener en consideración los vinos emergentes de Ribera del Guadiana. Zona eminente vitivinícola que apuesta por la calidad.
En otro momento hablamos de Extremadura, tomates, arroz, cerdos, aceite, etc.
A lo que vamos, para esta receta vamos a necesitar lo siguiente:



350 g de macarrones
125 g de bacalao desalado
1 cebolla
60 g de aceitunas verdes y negras sin hueso
3 ó 4 tomates secos
Perejil picado
70 g de queso parmesano rallado
250 grs de bechamel para napar
1 vasito de vino blanco
1 pellizco de canela
Aceite
Pimienta
Sal
 


Ponemos el bacalao a hervir en agua. En el momento que rompe el hervor dejamos dos minutos y separamos del fuego. Dejamos atemperar el bacalao en el agua. Una vez que sirve para manipular, deshacemos en lascas eliminando la piel y las espinas.
Hervimos los macarrones (mejor que queden al dente) el tiempo que indique el paquete, escurrimos y pasamos por agua fría. Reservamos.
En un cazo calentamos aceite y pochamos la cebolla
picada hasta que esté dorada. Incorporamos el perejil, las aceitunas cortadas en trocitos pequeños y los tomates secos cortados en tiras, damos unas vueltas para integrar. Incorporamos el bacalao y mojamos con el vino blanco.
Dejamos que se evapore el alcohol, sin dejar de remover agregamos la bechamel, la pizca de canela y la pimienta, incorporamos la mitad del queso rallado y cuando se haya fundido, incorporar los macarrones. Removemos con cuidado para que la pasta no se rompa.
Emplatamos con la ayuda de aros y espolvorear con el resto del queso. Metemos en el horno a gratinar.
Podemos presentar con un poco de cebollino picado alrededor.
Bacalao, queso, tomates, canela; el sabor no os va a dejar indiferentes.


Nota: Como me interesan vuestros comentarios y me gustaría responder directamente, os agradecería que los comentarios o consultas las hagáis por uno de estos dos caminos:
Por correo:     olivarela@hotmail.es
Por Facebock: http://www.facebook.com/boproveito