Ir al contenido principal

Tosta de mar y monte escabechados

Ir a la receta en gallego

Hoy quiero buscar en esta tosta una alianza entre el mar y el monte. El monte aporta unos estupendos boletus, que yo no fui a buscarlos, ni me atrevería, fue un regalo de mi buena amiga Conchi Zúñiga del blog Cocinando setas. No me equivoco al recomendaros que paséis por él, vais a descubrir un montón de recetas de lo mas interesantes.
Y el mar me va a aportar la xarda, esta vino de la pescadería, uno de los pescados que mas me gustan por sabor e textura.
Ya metidos en faena, precisaremos lo siguiente:

Para los boletus

Boletus edulis
Pimienta negra en grano
Bayas de cilantro
Romero fresco
Tomillo fresco
Laurel
Aceite de oliva
Vinagre de vino blanco
Sal
Para la caballa
2 Caballas
1 Cebolla
1 Zanahoria
1 Diente de ajo
1 Hoja de laurel
Tomillo
Pimienta
Aceite de oliva
Vinagre de vino blanco
Sal
Pan de Cea

Antes de nada decir que no me esforcé mucho la cabeza. El escabeche de los boletus lo miré en el blog de Conchi y para el de la caballa, adapté uno de Pepe Solla que hacía con jurel.
Para los boletus: ponemos en un cazo el aceite, la pimienta en grano, las bayas de cilantro, el laurel, el tomillo y el romero. Dejamos infusionar en frío unos 20 minutos.
Pasado este tiempo, añadimos los boletus en trozos y dejamos hacer a fuego muy lento unos 10 minutos.
Echamos un chorro de vinagre, removemos y dejamos al fuego unos dos minutos.
Dejamos templar en el mismo aceite y luego guardamos tapados en la nevera. Mejor usarlos de un día para otro.
Para la caballa: Picamos la cebolla, la zanahoria y el diente de ajo. Rehogamos en el aceite.
Añadimos el romero, el laurel, el tomillo, el vinagre y la pimienta. En este caso infusionamos en caliente, pero a fuego lento.
Mientras se hace el escabeche, sacamos los lomos de las caballas y retiramos las espinas y cuando digo retiramos, me refiero a todas. Queremos una tosta en la que todo lo que lleve sea comestible.
Retiramos el escabeche del fuego y colamos.
Templamos el escabeche a unos 60º. Introducimos los lomos, dejamos un minuto en el fuego y retiramos. Dejamos que rematen de cocerse con el calor residual.
Ya solamente nos queda colocar todos los elementos en la tosta. Para esto escogí Pan de Cea, porque me gusta y porque es un pan que soporta muy bien elementos húmedos.
En un lado de la tosta ponemos un lomo de caballa y acompañando los trozos de boletus. Salamos con sal Maldón.
Merece la pena el tiempo invertido para disfrutar de este mar y monte escabechados.


Nota: Como me interesan vuestros comentarios y me gustaría responder directamente, os agradecería que los comentarios o consultas las hagáis por uno de estos dos caminos:
Por correo:     olivarela@hotmail.es
Por Facebock: http://www.facebook.com/boproveito