Ir al contenido principal

Pasthida (cocina sefardí)

Ir a la receta en gallego

En la última feria de Xantar, que se celebró hace una semana, asistí a un taller de comida sefardí.
En ese taller elaboraron este plato del que hoy os traigo la receta.
Estuve buscándola en la red, por si se me escapara algún matiz, pero no encontré ninguna referencia de la misma. La única referencia que tengo es la del cocinero que dio el taller.
El salmón y el bonito, objeto de esta receta, son dos pescados admitidos en la cocina sefardí, no así los pescados planos y los mariscos.
Pues para este rico plato sefardí precisaremos (las medidas son puestas por mi, según me dictaba el sentido común):

1 lámina de hojaldre
1 cebolla pequeña
150 grs de champiñones
250 grs de salmón (limpio de piel y espinas)
50 ml de nata
35 grs de nueces picadas
100 grs de queso cheedar
100 grs de bonito
100 grs de espárragos blancos
1 cucharada de mahonesa
1 huevo
Pimentón agridulce de La Vera
Pan rallado
Almendras picadas

Pues nos ponemos manos a la obra y comenzamos picando la cebolla fina, que ponemos a pochar en un poco de aceite a fuego lento.
Mientras se hace la cebolla, cortamos los champiñones en trozos y salteamos en un poco de aceite. Salpimentamos.
Cuando la cebolla ya esté en su punto, añadimos los champiñones salteados y damos una vuelta al conjunto.
Tendremos el salmón cortado en dados, e insisto bien limpio de espinas (no sería agradable encontrar una en la boca), que incorporaremos a nuestra preparación.
Hacemos unos minutos pero sin dejar que el salmón se seque.
Regamos el conjunto con la nata y removemos para que todos los elementos se integren.
Echamos el pimentón, las nueces y el queso cheedar cortado en cubos. Dejamos hacer todo el conjunto y añadimos un poco de pan rallado.
Ya fuera del fuego incorporamos el bonito (en la temporada del bonito este debe ser fresco y confitarse antes de incorporarlo, pero hoy lo hacemos con un buen bonito en conserva), los espárragos y la cucharada de mahonesa. Mezclamos todo bien y dejamos templar.
Estiramos la masa de hojaldre y picamos por toda la superficie con un tenedor. En la parte central de la masa echamos un poco de pan rallado (para que absorba humedad) y las almendras picadas.
Repartimos por la parte central de la masa el preparado anterior y cerramos la masa con las solapas laterales.
Batimos el huevo y pintamos el paquete hecho. Damos unos cortes transversales y llevamos al horno, precalentado a 200º, unos 25/30 minutos.
Dejamos templar y presentamos cortado en rodajas que podemos napar con un poco de bechamel.
Un plato con un delicioso sabor y en el que resulta agradable encontrar el crujiente de los frutos secos.

Nota: Como me interesan vuestros comentarios y me gustaría responder directamente, os agradecería que los comentarios o consultas las hagáis por uno de estos dos caminos:
Por correo:     olivarela@hotmail.es
Por Facebock: http://www.facebook.com/boproveito