Ir al contenido principal

Canelones de rape, mejillones y setas

Ir a la receta en gallego

  • 12 láminas para canelones
  • 600 grs de rape
  • 350 grs de mejillones cocidos
  • 400 grs de champiñones Portovello
  • Salsa de tomate
  • 1 litro de leche
  • 60 grs de mantequilla
  • 60 grs de harina
  • Pimienta negra y blanca
  • Queso parmesano rallado
  • Brandy
  • Nuez moscada y sal


Hoy vamos con un plato de pasta, de canelones para ser mas concreto. Unos canelones con un relleno con un sabor de mar, al que le vamos a dar un toque de tierra con los champiñones.
Como pongo en los ingredientes, yo use champiñones Portovello, pero usad las setas que os gusten.
Ya se que los canelones es una de las preparaciones de pasta que da un poco mas de trabajo, pero merecen la pena pues, normalmente, son del gusto de todos.
Comenzamos por cocer la pasta atendiendo a las instrucciones del fabricante. Cuando estén hechas las placas de canelón, los ponemos entre dos paños de algodón para que suelten la humedad.
Salteamos los champiñones en una sartén con un  hilo de aceite, a los 5 ó 6 minutos eliminamos el exceso de agua y añadimos el rape y los mejillones en trozos. Salpimentamos y añadimos un golpe de brandy. Hacemos unos cinco minutos para que se evapore el alcohol. Reservamos.
Procedemos a hacer una bechamel con consistencia para napar.
En un cazo ponemos la mantequilla y dejamos que se derrita, momento en el que echamos la harina de golpe y hacemos sin dejar de remover con unas varillas, hasta que la mantequilla tome un ligero color dorado. Apartamos del fuego e dejamos que pierda un poco de calor. A este proceso de la bechamel se le llama: roux.
Mientras calentamos la leche. Volvemos a llevar el roux al fuego y hacemos el conjunto, como mínimo 10 minutos, sen dejar de remover. En el proceso añadimos a la bechamel, pimienta blanca y nuez moscada (si puede ser recien molida). La bechamel estará hecha cuando se separe con facilidad de las paredes del cazo.
Añadimos unas cuatro cucharadas de bechamel a la mezcla de rape, mejillones y champiñones que tenemos reservada. Removemos para mezclar bien.
Vamos poniendo en las placas de canelones la cantidad suficiente de mezcla, enrollamos y ponemos en una fuente de horno, con una ligera capa de bechamel en el fondo.
Cubrimos los canelones con el resto de la bechamel, rallamos el parmesano por encima y llevamos al horno hasta que el queso esté dorado.
Para su servicio en mesa, podemos cubrir el fondo del plato con una buena salsa de tomate.
Ya veréis como son del agrado de vuestra mesa.

Nota: Como me interesan vuestros comentarios y me gustaría responder directamente, os agradecería que los comentarios o consultas las hagáis por uno de estos dos caminos:
Por correo:     olivarela@hotmail.es