Ir al contenido principal

Albondigón de atún rojo con salsa de cebolla

Ir a la receta en gallego
  • 400 grs de atún rojo
  • 2 huevos
  • Huevos de codorniz
  • 1 cebolleta + 1 cebolla
  • Miga de pan
  • Leche
  • Trufa
  • Perejil
  • Vino oloroso
  • Harina
  • Pan rallado
  • Aceite y sal



Esta receta se la vi hacer a Ángel León ya hace un montón de años y solamente la hice en una ocasión.
Casi desde que me inicié en el blog, tuve ganas de ponerla y por fin le llegó el momento.
Unas precisiones: yo no usé el vino oloroso, pero es ingrediente de la receta original y para el relleno usé yemas de huevos de codorniz, pues hice los albondigones algo mas pequenos.
Hechas estas precisiones, vamos a proceder de la siguiente manera:
  1. Ponemos la miga de pan a remojo en la leche.
  2. Picamos el atún fino y con cuchillo
  3. En un bol ponemos el atún, la miga de pan, el perejil picado, un huevo, la cebolleta rallada y el vino oloroso (opcional). Mezclamos bien con las manos, tapamos con film y dejamos en la nevera unas 12 horas.
  4. Ponemos las yemas de los huevos de codorniz, de forma individual, en paquetitos hechos con film y llevamos a congelar.
  5. El día de hacer los albondigones, vamos a hacer la salsa de cebolla. Para ello picamos la cebolla en brunoisse y echamos en aceite caliente. Vamos a dejar que la cebolla tome bastante color, casi hasta quemarse. Llegados a este punto cubrimos con agua y dejamos hacer unos 15 minutos.
  6. Pasamos el consomé de cebolla por el chino y reducimos para obtener una rica salsa.
  7. Mientras formamos los albondigones, metiendo una yema de huevo en el medio y un par de lascas de trufa. Pasamos por harina (sacudiendo el exceso), huevo batido y pan rallado.
  8. Freimos nuestros albondigones en aceite caliente, para que se doren por fuera. Si nuestros comensales no comieran el atún poco pasado, bajaremos el fuego y haremos un poco mas despacio para que se pase bien por dentro.
  9. Ponemos, en la base del plato de servicio, la salsa de cebolla y por encima el albondigón que abriremos al medio y la yema hará un efecto coulant. Podemos rayar un poca de trufa por encima.
En palabras de Ángel León, esta sería una versión del atún encebollado.
Os animo a que lo probéis, merece la pena las preparaciones, ya que el resultado es bueno, sabroso y vistoso.

Nota: Como me interesan vuestros comentarios y me gustaría responder directamente, os agradecería que los comentarios o consultas las hagáis por uno de estos dos caminos:
Por correo:     olivarela@hotmail.es