Ir al contenido principal

Milhojas de "xoubas" (sardinillas) y pimientos de piquillo

Ir a la receta en gallego
  • 400 grs de xoubas limpias y sin espinas
  • 2 botes de pimientos de piquillo
  • 500 ml de agua
  • 125 ml de vinagre de manzana
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta








Como estamos delante del fin de semana, y vais a tener mas tiempo, traigo al blog una receta que no es complicada, pero que necesita tiempo.
La receta sale del libro de Víctor Fernández Piñeiro, "Música en la cocina", que me regaló mi buena amiga Lola. A su vez viene del libro "La cocina al vacío" de Joan Roca y Salvador Burgués.
Víctor Fernández, además de la receta, también nos aconseja sobre el vino a tomar con ella y la música a escuchar en la cocina cando la elaboramos.
En referencia al vino aconseja, de las Bodegas Consejo de la Alta, el vino Consejo de la Alta Novo, de uvas seleccionadas de la variedad Tempranillo al 100%.
Y recomienda, para escuchar mientras la elaboramos, la audición de Marina, composición en dos actos de Emilio Arrieta como zarzuela, con libreto de Francisco Camprodón.
Ni quito ni pongo.
  1. Limpiamos de cabeza, vísceras y espina las xoubas.
  2. Preparamos el escabeche en frío, con el agua, el vinagre y la sal. Ponemos los lomos de las xoubas dentro y dejamos entre cuatro y seis horas en la nevera. Con la proporción de agua y vinagre, queda un sabor muy suave de vinagre, si os gusta un poco fuerte, aumentad la cantidad de vinagre.
  3. Ponemos los piquillos en una fuente que pueda ir al horno y hacemos, con el horno precalentado, durante una hora a 100º.
  4. Preparamos un molde ajustado y forramos, el interior, con film de cocina. Escurrimos bien las xoubas y los pimientos y vamos poniendo capas de pimientos y xoubas.
  5. Ponemos el molde en una bolsa, hacemos el vacío y dejamos en la nevera un mínimo de 12 horas (yo las tuve 24 horas). Si no disponéis de máquina de hacer el vacío, ponéis un peso sobre el molde para que presione.
  6. Desmoldamos el milhojas y cortamos del tamaño que mas nos guste. adimos unas escamas de sal y regamos con un buen aceite de oliva.
Tenemos una preparación perfecta, que nos pode servir de aperitivo o primer plato, en función del corte que le demos.

Nota: Como me interesan vuestros comentarios y me gustaría responder directamente, os agradecería que los comentarios o consultas las hagáis por uno de estos dos caminos:
Por correo:     olivarela@hotmail.es