Ir al contenido principal

Risotto de trompetas de la muerte con ajetes tiernos

Ir a la receta en gallego

Ya estamos viendo señales que nos están indicando que ya está llegando. Vendimias, lluvias, colores ocres en nuestros montes, anticipo todo ello del otoño.
Efectivamente cada vez está mas presente y con él llegan las setas que tantas satisfacciones gastronómicas nos dan.
Pues como ya va a empezar, traigo hoy una receta con Trompetas de la morte o de los muertos.
Las usé deshidratadas, que es una manera de tener setas durante todo el año.
Una aclaración sobre la cantidad de arroz. Si estamos hablando de plato único usaremos sobre 100-120 grs de arroz por comensal, si tenemos otro plato sobre 70-80 persona.
Pues bien para hacer nuestro risotto, precisaremos:

320 grs de arroz arborío
Trompetas de la muerte (unas 6 ó 7 por comensal. No las pesé)
Tocino
8 ó 9 ajetes
2 dientes de ajo
1 cebolla pequeña
Parmesano rallado
Mantequilla
Aceite de oliva
Pimienta blanca y sal.

Como primer paso tenemos que poner las setas a hidratar.  Lo haremos, como mínimo, cinco horas antes de cocinar nuestro plato. Una vez hidratadas las ponemos a escurrir y calentamos el agua de la hidratación, para usar en nuestro arroz.
Picamos la cebolla y los dientes de ajo en dados pequeños. Hacemos lo mismo con el tocino. Limpiamos los ajetes y cortamos en tres o cuatro trozos.
Ponemos un chorro de aceite en la cazuela y salteamos los ajetes. Retiramos y reservamos.
En el mismo aceite, y a fuego lento, hacemos la cebolla y los ajos, cuando comiencen a tomar algo de color incorporamos los dados de tocino. Salteamos el conjunto un par de minutos.
Incorporamos el arroz que mezclaremos con el conjunto otro par de minutos y salpimentaremos.
Añadimos unos tres cazos del agua caliente y dejamos cocer. A partir de ahora vamos a ir añadiendo agua, poco a poco, según la vaya necesitando. Removemos a menudo para que el arroz absorba uniformemente el agua.
Justo antes de echar el último cazo al arroz, incorporamos las setas y le damos unas vueltas mas.
Para rematar nuestro risotto, echamos los ajetes reservados, un par de trozos de mantequilla (del tamaño de una nuez) y el parmesano. Removemos y retiramos del fuego, debe de quedar cremoso.
Repartimos en los platos de servicio y para la mesa, ya que está en su punto.
Feliz temporada de setas.


Nota: Como me interesan vuestros comentarios y me gustaría responder directamente, os agradecería que los comentarios o consultas las hagáis por uno de estos dos caminos:
Por correo:     olivarela@hotmail.es
Por Facebock: http://www.facebook.com/boproveito