Ir al contenido principal

Mis (vuestras) croquetas de cocido

Ir a la receta en gallego
  • Restos de cocido
  • 800 ml de leche entera
  • 200 ml de caldo del cocido
  • 100 grs de mantequilla
  • 100 grs de harina
  • Pimentón agridulce de La Vera
  • 1/2 cebolla
  • Sal
  • Pimienta blanca
  • Nuez moscada




Cuando hacemos cocido, siempre sobra y tenemos varias maneras de aprovecharlo, volver a tomarlo tal cual otra vez, en empanada, ropa vieja, también en este blog y otra es en croquetas. Posiblemente sean unas de las croquetas mas sabrosas (va a ser complicado decidir) y gallegas del mundo.
Como veréis en la foto las hice cuadradas, en ningún lado dice que tengan que ser redondas. Con las medidas de la receta, os saldrán entre 35/40 croquetas normales.
  1. Comenzamos picando las carnes que vamos a usar (en este caso era morro, chorizo, carne de ternera y el magro del tocino). Da mas trabajo, pero pienso que lo debemos picar a cuchillo.
  2. En una sartén con un poco de aceite, ponemos a pochar la cebolla picada fina. No debería llegar a tomar color, por lo menos a mi no me gusta.
  3. Cuando la cebolla está en su punto, adimos las carnes picadas. Damos unas vueltas y en este momento incorporamos un poco de pimentón (opcional). Mezclamos y reservamos.
  4. Ponemos la leche y el caldo al fuego, para que estén calientes cando los vayamos a usar.
  5. Para preparar el roux, ponemos un cazo al fuego con la mantequilla y cuando esté derretida, incorporamos la harina (tamizada) toda junta. Con unas varillas removemos y veremos que la harina coge un ligero color marrón. Este es uno de los puntos críticos de la bechamel, debe de cocerse bien, para que no sepan las croquetas a harina, pero no debe quemarse. Ya veréis que toma un aspecto cremoso (unos dos o tres minutos llegarán). Separamos del fuego y dejamos que pierda un poco de temperatura (esto nos facilitará que no se hagan grumos).
  6. Cuando el roux está templado, llevamos de novo al fuego y vamos incorporando los líquidos e, dos o tres veces, removiendo bien para que no se nos formen grumos. Salpimentamos y echamos nuez moscada.
  7. Cando nuestra bechamel está lisa incorporamos las carnes reservadas y seguimos dando vueltas, mezclando todo bien.
  8. A los 12 ó 15 minutos nuestra bechamel debería de estar lista. Lo vais a notar en que cuando removemos, veréis que se separa de las paredes del cazo.
  9. Echamos la masa en una fuente y cubrimos con film transparente en contacto con la masa, para que no coja costra. A la nevera hasta el día siguiente.
  10. Damos forma a las croquetas y pasamos por harina, huevo y pan rallado (preferiblemente de grano grueso). Freímos las necesarias y podemos congelar las restantes (ya rebozadas) para otra ocasión. Recomiendo no abrasarlas con el aceite muy caliente, que se vayan dorando poco a poco.
No os voy a comentar que haréis la delicia de los mas pequeños y grandes también. Con huevo y unas patatas fritas van a hacernos un gran plato.

Nota: Como me interesan vuestros comentarios y me gustaría responder directamente, os agradecería que los comentarios o consultas las hagáis por uno de estos dos caminos:
Por correo:     olivarela@hotmail.es